Maurizio Lazzarato sobre la crisis del coronavirus: «¡Es el capitalismo, estúpido !»

Con la financiarización, muchos oligopolios farmacéuticos han cerrado sus unidades de investigación y se limitan a comprar patentes a start-up para tener el monopolio de la innovación. Gracias al control monopolístico, ofrecen a continuación medicamentos a precios exorbitantes, reduciendo el acceso a los enfermos. […] Si no se expropia a estos chacales, si no se destruyen los oligopolios de las grandes farmacéuticas, cualquier política de salud pública es imposible

Parafraseando el famoso eslogan blandido por William Clinton en su campaña de 1992 contra George H. Bush –“It’s the economy, stupid!”– el filósofo Maurizio Lazzarato publicó en la revista Lobo Suelto el 8 de abril un artículo titulado ¡Es el capitalismo, estúpido!, en el que analiza las causas de la crisis generalizada que se está extendiendo al mundo entero: crisis sanitaria, pero también económica que deja presagiar graves consecuencias sociales y políticas.

El análisis de la situación actual retoma las consideraciones argumentadas vertidas en un libro de título premonitorio, publicado en Francia en abril del 2029 por las ediciones Amsterdam: Le capital déteste tout le monde, cuya traducción acaba de salir en Argentina por Eterna Cadencia, sin cambio en el título : El capital odia a todo el mundo

El autor iba a presentar su pensamiento en Buenos Aires este otoño, gracias a una invitación del Instituto Francés y del CFA, pero por uno de esos ardides malignos de la razón, la situación de bloqueo generalizado, de cierre de fronteras y de restricción absoluta de desplazamiento hace imposible su venida hasta nuevo orden.

Ahora, obviamente, no por eso deja de pensar ni de intervenir en el debate: al contrario, en la estela de la salida de su ensayo traducido al castellano, publicó varios textos y entrevistas en Argentina en los últimos tiempos. Aprovechamos la circunstancia para invitar a los lectores del presente cuaderno a tomar conocimiento de su análisis de la crisis generalizada nacida de la propagación del SARS-Covid19.

Fiel a cierta tradición marxista, Maurizio Lazzarato la enmarca en la historia de las crisis sucesivas del capitalismo, recalcando la cronología acuñada por el intelectual comunista franco-egipcio Samir Amin, para quien había que destacar dos grandes crisis: la primera de 1873-1891, y la de 1978-1991, después de la cual los “oligopolios generalizados” lograron “ [controlar] todo el sistema productivo, los mercados financieros y la cadena de valor”. Según esta cronología, estaríamos viviendo ahora la tercera gran crisis, iniciada con la crisis financiera de 2008 y acrecentada ahora con el parate generalizado impuesto por la pandemia.

Una cris tal vez terminal, una lenta agonía que demuestra el carácter mortífero del sistema capitalista contemporáneo, que lleva “una guerra con los vivientes” porque la finitud misma de lo viviente –humano y no humano– es un límite que debe superar, lo que implica, para Lazzarato nada menos que “la extinción de todas las especies”. El desmantelamiento de los sistemas de salud sufrido en muchos países sometidos al diktat del “New Public Management” en las últimas décadas habla por sí solo: la reducción drástica de las capacidades hospitalarias en España, en Italia o en Francia por motivos de racionalización presupuestaria dejó a unos países otrora bien preparados inermes frente a la pandemia, con las conocidas consecuencias en términos de colapso de sistema de salud y de mortalidad. Para la situación del sistema de salud francés, invitamos a leer los análisis de los sociólogos Pierre-André Juven, Frédéric Pierru et Fanny Vincent sobre La casse du siècle, según el título de su libro que presentamos hace unas semanas en este mismo cuaderno.

El análisis de Maurizio Lazzarato, tanto en su adopción del “imperialismo colectivo” de Amin como en sus advertencias sobre sus consecuencias en materias de restricción de libertades y de pauperización de las clases subalternas no dejarán de suscitar reflexiones, así como las polémicas –ya del mismo lado de la barricada– con Michel Foucault y sus seguidores, Giorgio Agamben o el “marxismo occidental”, encerrado en un análisis limitado a Europa y Estados Unidos, cuya miopía les impidió extender su visión a los procesos desarrollados en el Sur. 

Sugerentes también son los puntos de fuga que deja abiertos por “las alternativas políticas radicales que abre la circulación del virus, al hacer vana la circulación del dinero”, y la posibilidad de “luchas de clases” en plural, como lo perfila al final del ensayo.

Para ir más lejos

-Una entrevista de Maurizio Lazzarato en el diario Página 12 el 12 de abril del 2020: Maurizio Lazzarato debate con el pensamiento del 68 y plantea las posibilidades del cambio global

-La presentación de El capitalismo odia a todo el mundo en el sitio de Eterna Cadencia

 

 


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search