¿Hacia una vigilancia de masa ?

Debates en torno al uso de soluciones tecnológicas para seguir la progresión de la pandemia

 

la progresión fulminante del contagio de covid-19 indujo a la mayoría de los países a tomar medidas drásticas, con el fin de proteger a la población, evitando el colapso del sistema de salud para tratar de preservar lo más posible las estructuras del Estado y las fuerzas productivas y así amortiguar los efectos sociales y económicas de la pandemia. Así fue cómo se impusieron medidas profilácticas tales como el confinamiento total o parcial de la población, el uso sistemático de barbijos y alcohol en gel, el distanciamiento social, el cierre de fronteras externas e internas etc. Mal que bien, esas medidas fueron generalmente bien acogidas, con la notable excepción de la franja más reaccionaria y más proclive a cuestionar el veredicto de médicos e infecciólogos, muchas veces con el pretexto de la primacía de la economía por sobre toda otra consideración. Los hechos demostraron con creces que ante un virus contra el cual no hay tratamiento conocido, estas medidas coercitivas –y casi medievales–  eran la única solución: la sociedad británica pagó muy caro la ceguera ideológica de Boris Johnson (el cual a su vez estuvo a punto de engrosar la lista de víctimas), y la situación brasilera confirma lamentablemente que obstinarse contra toda evidencia en hacer las malas elecciones es, en el caso presente, criminal. 

La salida de cuarentena implica otros desafíos no menos importantes a los que se enfrentan ahora la mayoría de los países europeos, quienes optaron por levantarla, apostando a que la baja significativa del contagio abría la posibilidad de salvar la temporada turística, particularmente lucrativa en países como Francia, Italia  o España, tres de los estados más duramente azotados por la covid-19. Como al día de hoy nadie puede realmente prever la evolución de la pandemia, se están implementando dispositivos destinados en principio a velar por el cuidado de la población, pero que en los hechos sientan las bases de una vigilancia tecnológica muy intrusiva, que preocupa y suscita encarnizados debates. Para concursos y exámenes, imposibles hasta que se pueda acudir de nuevo a las universidades, el ministerio de educación francés está evaluando recurrir a programas de vigilancia cuya legalidad parece cuestionable, y que suscita muchas interrogaciones por las violaciones de la privacidad que podría inducir. Del mismo modo, la adopción por el parlamento francés, el 27 de mayo, de una app de seguimiento de los individuos y de sus contactos mediante su teléfono celular es fuente de intensas discusiones. Stop-covid (es el nombre de la app) fue elaborada siguiendo un protocolo llamado Robert, piloteada por el INRIA (Institut National de Recherche en Sciences et Technologies du Numérique) y avalado (no sin reservas) por la CNIL (Commision Nationale Informatique et Libertés). Sigue sin embargo preocupando a muchos de los especialistas, y en particular a los que ven con preocupación la invasión del espacio público y ahora del espacio privado por dispositivos de control y vigilancia tecnológica. Cabe pocas dudas de que la pandemia permitió un salto muy importante al respecto, con la proliferación de drones y la generalización de la videovigilancia, instaladas en la puerta de las casas y hasta adentro de domicilios particulares en China.

Éric Chevillard y Quentin Faucompré
Mon Pangolin d’Avril

Estos debates sobre los conflictos entre vigilancia y libertades individuales se van a reproducir necesariamente en todos los países, por lo que nos pareció interesante presentar los argumentos de algunos de los especialistas de la cuestión en Francia, en un momento en que se está decretando el fin del periodo de confinamiento y planteando problemas como el de la vigilancia sanitaria, de la confidencialidad y protección de los datos de salud de cada ciudadano, y, más generalmente, de las libertades públicas.

Stéphane Grumbach, profesor del Instituto de Estudios Políticos de Paris y director de investigación del INRIA, privilegia lo que caracteriza como “el bien común”, denunciando el “individualismo” que nos haría desconfiar de los dispositivos de seguimiento, y exculpando por el mismo movimiento el uso de la tecnología como tal.

-Entrevista a Stéphane Grumbach:

Traçage : «Ce n’est pas le numérique qui pose question, mais notre capacité à penser le bien commun»

De opinión contraria son Antonio Casilli, profesor en Telecom Paris y en la EHESS, especialista de la inteligencia Artificial, y el ensayista y periodista especializado en cuestiones de tecnologías de vigilancia Olivier Tesquet. Ambos llaman la atención sobre la “vigilancia de masa” y los riegos sobre las libertades públicas que hacen correr estos dispositivos. Más allá de una intrusión del Estado en la vida privada de la gente, la comunicación de datos sobre la salud en un aparato tan poco seguro como un teléfono celular constituye una presa para compañías de seguro y podría tener consecuencias dramática para la vida profesional y personal de la gente.

-Entrevista a Antonio Casilli

https://www.franceinter.fr/emissions/le-grand-rendez-vous/le-grand-rendez-vous-02-avril-2020

-Entrevista a Olivier Tesquet

http://www.rfi.fr/fr/podcasts/20200523-coronavirus-surveillance-masse-entretien-olivier-tesquet

Por fin, les proponemos un dossier muy completo, puesto en línea por el Media, en el que varios especialistas llaman la atención sobre los riesgos de confiar en aparentes soluciones tecnológicas difíciles de controlar. Intervienen Gaëtan Leurent, investigador del INRIA en desacuerdo con el anteriormente citado, Benjamin Sonntag, ingeniero de redes y cofundador la Quadrature du Net, y Rachel Kneabel, periodista especializadas en nuevas tecnologías. 

https://www.youtube.com/watch?v=sqWuGl9Ap-E

 


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search