Chalecos amarillos y ciencias sociales

Quentin Faucompré

Volvemos esta semana sobre el movimiento de los «chalecos amarillos» franceses que tuvo en vilo al gobierno francés durante un año entero, renovó profundamente las formas de movilización y cuestionó los marcos de análisis clásicos de los movimientos sociales. Heterogéneo políticamente (sobre todo al principio), el movimiento desbordó los marcos tradicionales de movilización: sin organización formal, fuera de los sindicatos y demás asociaciones socio-profesionales, tomó la forma de una serie de reuniones las más veces espontáneas, que no respetaban los cauces legales, al nunca declara el trayecto de las marchas en las prefecturas y al ocupar sin permiso el espacio público, sobre todo plazas y rotondas. Constituyó un desafío para el poder, acostumbrado a negociar con organizaciones sindicales burocratizadas, y cuya única respuesta fue la represión, con un nivel de violencia raramente alcanzado desde la segunda guerra mundial. 

El análisis del movimiento dividió profundamente a historiadores y sociólogos, revelando fracturas que rebasan probablemente cuestiones teóricas. Presentamos en un primer tiempo dos debates, empezando por una polémica que opuso a dos antiguos invitados del CFA, el especialista de historia cultural Patrick Boucheron, y el gran defensor de la socio-historia, Gérard Noiriel. Proponemos después el ensayo de otro conocido del CFA, Jérôme Baschet, publicado en francés y en castellano.

 


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search