Elsa Dorlin, Genealogía del Krav Maga

En esta segunda entrevista, Elsa Dorlin vuelve sobre los orígenes del krav-maga. Se remonta primero hasta su aparición como técnica de autodefensa inventada y difundida hacia finales del siglo XIX por los militantes del Bund –la organización revolucionaria de trabajadores judíos socialistas– para repeler los pogroms antisemitas de la Rusia zarista y luego para organizar la insurrección del gheto de Varsovia durante la segunda guerra mundial. La segunda raíz del krav maga procede de otra tendencia totalmente diferente, por no decir opuesta políticamente: las milicias de las colonias sionistas establecida en Palestina –entonces bajo mandato británico– en los años 1920-1930. Los líderes de esos grupos respondían a una ideología racista y reconocían una influencia explícita del fascismo: en particular los del Partido Sionista Revisionista de Vladimir Jabotinsky, también fundador del Beitar. Esta «autodefensa ofensiva», ideada por este último con el objetivo declarado de la ocupación de la Palestina, inspiró la versión nacionalista y militarizada que se desarrolló después en las milicias sionistas y luego el ejército israelí, después de la colonización de una amplia porción de Palestina, transformada en Estado de Israel en 1948-49. Por fin, detalla en la formalización de esta técnica de combate a principios de los años 1960, como parte de la instrucción militar, pero también como formación de cualquier ciudadano israelí, para responder a una amenaza que se postula como permanente en una sociedad en la que la autora no duda en ver unas subjetividades paranoicas.


También te podría gustar...

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search